REFORMA DE VIVIENDA MINIMALISTA Y FUNCIONAL

Os presentamos nuestra última obra, una obra de arte… literalmente en todos sus sentidos

En esta ocasión se ampliaron espacios para incorporar luz directa a las estancias principales; requisitos sencillos para revivir una vivienda a través de una reforma integral. La principal idea era la de abrir espacios y dar luz las estancias interiores. Se eliminó el tabique que separaba el comedor con la cocina para dar amplitud, luz y modernidad al espacio. Se abrió una gran puerta corredera integrada y cristalera en el salón.

 

La cocina se llevó todo el protagonismo de esta reforma integral.

En la zona de trabajo nos encontramos, en el centro, con una península de grandes dimensiones y con una encimera de piedra blanca, donde está situada la campana decorativa y la placa. Además en el frontal  también cuenta con una barra perfecta para desayunar. 

Apostamos por crear dos ambientes diferentes. En el primero de ellos se continuó con el diseño y la decoración predominante que en el resto de la casa, con suelo porcelánico imitación de madera en colores grises, mientras que en el segundo optamos por un estilo más relajado, con muebles acabados en madera.

El reto era transformar la vivienda en un verdadero hogar, lleno de calidez, zonas amplias y, por supuesto, mucha luz.