Reforma mini casa de playa

Para la reforma de esta pequeña casa de playa en Santa Pola, nos centramos, sobre todo, en aprovechar al máximo cada metro cuadrado, ya que sus dimensiones son reducidas, y en potenciar el uso de la luz natural, una buena forma de crear sensación de amplitud.

Se utilizaron tonalidades claras tanto en las paredes como en el mobiliario.

Se cambió el equipamiento inicial de la cocina por otro más moderno y adaptado a las necesidades de nuestros clientes. El color utilizado, el blanco, que refleja toda la luz y crea de manera instantánea un ambiente diáfano y luminoso.

Para el suelo nos decantamos por un porcelánico en tonos grises muy neutro

La reforma del baño, por su parte, mezcla igualmente detalles en blanco, aunque se añade una pared en un color más oscuro